//
you're reading...

Management

Una cuestión de identidad

Es sabido, y se ha escrito mucho acerca de las bondades de la PNL integrada a la profesión del Coaching. De hecho muchas de las habilidades del coach y de la práctica misma del coaching se integran perfectamente con esta disciplina. Sin embargo, quisiera centrarme en el aspecto paradójico de esta realidad, la de entender que esta integración es un arma de doble filo, donde el coaching puede perder identidad.

Quienes visitan mi blog o han leído mi libro saben que una de mis principales preocupaciones radica en identificar, defender y mantener la identidad del coaching como profesión. He encontrado en el coaching una profesión especialmente distinguida respecto de cualquier otro tipo de ayuda, y estoy convencido que el coaching aún se encuentra en una etapa “adolescente” donde su identidad o madurez peligra ante las influencias de otras disciplinas que quieren beber “sangre joven” para seguir viviendo.

El crecimiento del coaching

La realidad del crecimiento del mercado del coaching a nivel internacional (1.5 billones de dólares al año) nos debería hacer reflexionar. Algunos se centran en su espectacular crecimiento (por cierto acelerado y desproporcionado), olvidando los peligros que encierra esta realidad. No es mi intención analizar aquí las razones de este crecimiento y sus posibles consecuencias, sino simplemente alertar, a quienes creen verdaderamente en esta profesión, a que vean que no todo crecimiento es necesariamente “bueno”, y que pueden existir ciertos desvíos en la madurez del coaching a la que deberíamos adelantarnos antes de que comience a perder identidad. No es cuestión de “marcar diferencias”, sino más bien de comprender las peculiaridades de esta profesión excepcional, y cuidarla. Si se diluyen las razones y métodos peculiares del coaching, tarde o temprano desaparecerá (si este fuera el caso, probablemente el Coaching intente tomar nuevas formas para subsistir como profesión, aunque esto es muy difícil de predecir aún).

¿Por qué el coaching no es PNL?

Como ya he comentado no pretendo explicar las bondades de la PNL en el coaching (realidad de la que ya se ha escrito bastante), sino por el contrario comprender que la realidad del primero (PNL) puede confundirse y mezclarse con la del segundo (el coaching).

La propia definición de la PNL hoy resulta más compleja que cuando fue creada. Su evolución y desarrollo la han traído a terrenos que probablemente ni los propios fundadores hubieran imaginado al crearla. Por ello comparar la PNL (teniendo en cuenta su desarrollo), con el “coaching” (adolescente desde mi punto de vista) resulta más que complejo. Sin embargo algunos aspectos básicos sí pueden y deben aclararse.

Existen varias razones por las que el Coaching no es PNL. Entre ellas, porque el Coaching no realiza “auto-hipnosis” (aunque para la PNL esto sea un trabajo “natural”), no busca necesariamente cambiar los “programas mentales”, no trabaja sobre el “inconsciente” (aunque esto pueda surgir como un resultado secundario de una sesión), no tiene una teoría sobre la “realidad” (si se “crea” o se “descubre” es cuestión del coachee, no del coaching), no “guía” en ningún momento a sus clientes, no es una herramientas basada en el lenguaje (a pesar de que algunos coaches basan su filosofía profesional en la Ontología del Lenguaje), y por último y relacionado con el punto anterior, el Coaching no es una herramienta para eliminar fobias (primero porque no es una herramienta y segundo porque no es terapia).

Si estudiamos en profundidad ambas disciplinas las diferencias pueden llegar a revelarse con más claridad, pero dicho estudio sería altamente ambicioso para desarrollar en este artículo. Sin embargo podemos introducir parte de este estudio bajo un análisis básico (que debería de motivar futuros estudios en la materia) y que describo a continuación.

Las siguientes definiciones de PNL son de gran relevancia, y podemos confiar que en ellas encontramos al menos lo esencial de la PNL.

PNL, Programación Neurolingüística, es el arte y la ciencia de la excelencia personal y profesional, proporcionando a las personas y a las organizaciones las herramientas de comunicación que les permita obtener los mejores resultados. Estas herramientas de comunicación pueden ser aprendidas por todo el mundo, con el fin de conseguir la mayor efectividad en los el desarrollo personal y profesional. (…) Observando el trabajo de prestigiosos profesionales de la psicoterapia y del crecimiento, Bandler y Grinder comenzaron a desarrollar procesos sistemáticos y teorías, que fueron la bases sobre las que se construyó, más tarde, la PNL. Fundamentalmente estudiaron el trabajo de Virginia Satir, una de las mejores terapeutas familiares, Fritz Perls, desarrollador de la Terapia Gestalt, y Milton H. Erickson, el famoso Hipnoterapeuta. (…) Su trabajó consistió en descubrir los modelos que estos profesionales, tan alejados en sus planteamientos teóricos, tenían en común, y cómo hacían para conseguir unos resultados tan excelentes. Estos tres terapeutas eran diferentes en todo, en sus modelos teóricos, en su forma de abordar las terapias, en sus técnicas e, incluso, en su personalidad. Pero los tres conseguían resultados maravillosos. Bandler y Grinder analizaron todos los patrones que tenían en común. Estos patrones recibieron, años más tarde dentro de la PNL, los nombres de Metamodelo, Submodalidades, Reframing, Patrones de lenguaje, condiciones de la buena formulación y claves de acceso ocular”. (www.pnlnet.com, la negrita es mía)

PNL es la práctica de comprender cómo las personas organizan sus pensamientos, sentimientos, lenguaje y comportamiento para producir resultados. La PNL Provee a las personas una metodología para modelar el funcionamiento excepcional conseguido por los genios y líderes en su campo”. John Grinder (http://www.nlpacademy.co.uk/WhatisNLP.asp, la negrita es mía)

 

Personas como Virginia Satir, Milton Erickson y Fritz Perls tuvieron resultados asombrosos en sus clientes. Ellas son algunas de las personas a partir de las cuales Richard Bandler construye un modelo formal estudiando sus lenguajes y patrones de conducta. Luego aplicó este modelo en su trabajo”. (http://www.neurolinguisticprogramming.com/, la negrita es mía)

 

Programación Neuro-Lingüística es el estudio sistémico de la comunicación humana. Es el modelado de la excelencia y la manera de comprender como llegar a resultados extraordinarios y permitir a otros alcanzar lo mejor que ellos puedan alcanzar” Joseph O’Connor (la negrita es mía)

Encuentro un denominador común, en relación a la identidad de esta disciplina, en las definiciones de prácticamente todos los expertos en PNL (tanto en sus propios fundadores como en sus discípulos y que por lógica no podemos exponer en este artículo). Este denominador común lo he sintetizado bajo el siguiente postulado: modelar el comportamiento humano que produce resultados extraordinarios para ser reproducido por cualquier otro ser humano. El éxito de la PNL radica precisamente en este descubrimiento.

Quisiera aclarar, antes de continuar, que la PNL y su postulado esencial (tal como lo he expresado en el párrafo anterior) resulta una herramienta muy útil para los profesionales del coaching (realidad a la que ya me he referido, y se ha escrito bastante). Sin embargo y paradójicamente (y aquí es donde quiero llegar) este postulado en sí mismo es OPUESTO al postulado del Coaching como disciplina.

Lo diré claramente para no producir confusión. La introducción de la PNL en el coaching es complementaria, sólo y siempre y cuando el Coaching la utilice (a la PNL) como una herramienta, y ésta última no prevalezca sobre los principios del Coaching. Ahora bien, si nos centramos en la propia disciplina o profesión del Coaching y de la PNL, ambos postulados básicos son, como he comentado, esencialmente opuestos.

Si la PNL utiliza los patrones comunes que cualquier ser humano puede aplicar para conseguir resultados extraordinarios (base esencial del postulado de la PNL), el Coaching utiliza los “patrones” particulares que el individuo posee para conseguir resultados únicos que ningún otro ser humano puede conseguir. Mientras que la PNL ayuda a cualquier hombre a conseguir lo que pocos (personas de éxito) han conseguido, el Coaching procura conseguir que el hombre desarrolle lo que nadie ha conseguido aún. Dicho de otro modo, la PNL extrae patrones de éxito de lo “General” del ser humano, para aplicarlo a lo “Particular” (un individuo en concreto). Por el contrario, el Coaching extrae lo esencial y único de lo “Particular” (que posee una individuo y que no existe, ni se encuentra en ningún otro individuo), para aplicarlo sobre sí mismo.

Por esta razón para aquellos que aún no han comprendido la correcta integración de ambas disciplinas, y la sana relación que debieran tener, mi recomendación es, escuchad a Sócrates como un anticipo de la ciencia del coaching, diciendo y repitiendo “conócete a ti mismo”, y deja el “conocer a los demás” como una herramienta a merced de este principio.

Leonardo Esteban  Ravier

Artículo publicado en Coaching Magazine (www.coachingmagazine.net)

About admin

has written 135 post in this blog.